Chiste #213

Clasificación: Animales
Nota: 3.18 / 1149
Códigos QR / Qr Codes En una ocasión caminaban por el desierto un forastero, su caballo y un perro. En cierto trayecto del camino el caballo no caminó más y exclamó:
¡Tengo mucha sed!
El forastero al oír al caballo hablar se asustó mucho, y corrió, corrió hasta quedar rendido de tan tremendo susto. El perro al ver a su amo, había hecho lo mismo; casi sin poder respirar el perro y el forastero, tendidos en la arena del desierto, el perro exclamó:
¡Vio que susto nos dio ese condenado caballo!
#213 
Por: Hernando Alfaro - Costa Rica
rec.:8/jul/1997    pub.:1/ene/2000    Enviado:25/feb/2017

Comentarios sobre este chiste




 


© 1995-2017 EMERgency 24 Inc.

97