Chistes de: Matrimonios

[338]  17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31  
Nota: 3.27 / 1122
Frases sobre el Matrimonio:
Casarse es como ir a un restaurante con amigos, haces el pedido y cuando ves lo que pidió el otro quieres lo que él tiene.

El hombre no está completo hasta que se casa. Después está terminado.

Un hombre dijo: Yo no conocía la verdadera felicidad hasta que me casé, y después ya era demasiado tarde.

Cuando un hombre te roba a tu mujer, no hay mejor venganza que dejar que se quede con ella.

No es verdad que los hombres casados viven más que los hombres solteros, sólo parece más largo el tiempo.

Perder a una esposa puede ser difícil, en mi caso fue casi imposible.

Si no fuera por el matrimonio, el hombre pasaría su vida pensando que no tiene defectos.

Un hombre exitoso es aquel que hace más dinero que el que su esposa pueda gastar. Una mujer exitosa es aquella que pueda encontrar un hombre así.

Los hombres que tienen aritos en las orejas están mejor preparados para el matrimonio, ya experimentaron con el dolor y compraron joyas.

Un hombre le dice a otro, muy orgulloso: Mi mujer es un ángel. Y el otro le dice: Qué suerte que tienes, la mía sigue viva.
#2014 
Por: Anónimo - Chile
rec.:5/dic/2000    pub.:15/dic/2000    Enviado:1/mar/2016


Nota: 2.97 / 2206
- Oiga, usted tiene fotos de su esposa desnuda?
- No
- Pues mire, le interesa comprar estas ?
Por: Andres - Santiago - Chile
rec.:22/ene/2008    pub.:22/ene/2008    Enviado:10/mar/2008


Nota: 3.21 / 1236
Cierto día un tipo va al doctor y le dice:
La otra noche llegue a mi casa, encontré a mi esposa con otro hombre, me enfurecí y ella me dijo:
Ven, siéntate, anda tómate un café, vamos a platicar.
La siguiente noche, pasó lo mismo y ella me repitió:
Anda, anda, no seas enojón, tómate un cafecito y charlemos.
El doctor le contesta:
¿Y cuál es su problema?
Oiga doctor, ¿No me hará daño tanto café?
#1889 
Por: Elena Villar - El Paso - Texas - Estados Unidos
rec.:22/sep/2000    pub.:20/oct/2000    Enviado:26/abr/2016


Nota: 2.80 / 3482
- Esposa: ¿A dónde vas?
+ Marido: Salgo un rato.
- ¿Te vas con el auto?
+ Sí.
- ¿Tienes bencina?
+ Sí, ya le puse.
- ¿Vas a tardar mucho?
+ No mucho.
- ¿A dónde vas?
+ No sé, por ahí. A dar una vuelta.
- ¿Y no prefieres ir caminando?
+ No, voy con el auto.
- ¿Me traes un helado?
+ ¿De qué sabor?
- De chocolate.
+ Bueno, voy a la vuelta por la heladería y te traigo.
- ¿A la vuelta?
+ Y si no, se derrite.
- ¿Por qué no vas ahora, vuelves y me lo dejas?
+ Mejor a la vuelta, va a ser mejor.
- Ya...
+ Cuando vuelvo tomamos el helado juntos.
- Pero a ti no te gusta el chocolate.
+ Me compro otro.
- ¡Trae de vainilla!
+ Tampoco me gusta la vainilla.
- Entonces de frutilla, que nos gusta a los dos.
+ OK. Besos, vuelvo en un rato.
- Mijito.
+ ¿Qué?
- Mejor frutilla no. Trae limón.
+ ¡No me gusta el limón!
- Entonces traeme chocolate a mí y para ti lo que quieras.
+ Fue lo que dije al principio.
- ¿Estás siendo irónico?
+ No, me voy.
-¡Dame un beso!
+ Bueno... (beso)
- ¿Vas con tu auto o con el mío?
+ Con el mío.
- Usa el mío, tiene CD. El tuyo no.
+ No voy a oír música, voy a despejarme un poco.
- ¿Necesitas despejarte?
+ No sé, cuando salga te digo.
- ¡No tardes!
+ No tardo... (abre la puerta).
- Amor...
+ ¿Y ahora qué...?
- ¡Qué grosero! ¡Mejor ándate!
+ Estoy intentando irme y no me dejas.
- ¿Por qué tienes que ir solo? ¿Te vas a encontrar con alguien?
+ ¿Qué quieres decir?
- Nada.
+ (Cariñoso) ¿Creés que te estoy engañando con alguien?
- No... claro que no... pero tú sabes cómo son.
+ ¿Cómo son quiénes?
- ¡Los hombres!
+ ¿Estás generalizando o estás hablando de mí?
- Estoy generalizando.
+ Entonces no se aplica a mí. Sabes que no te haría algo así.
- Ya, bueno. Anda entonces.
+ Me fui.
- Espera.
+ ¡Ay por Dios! ¡¿Qué?!
- Llévate el celular, ¿quieres?
+ ¿Para qué? ¿Para que me estés llamando a cada rato?
- No. Por si pasa algo.
+ No te preocupes.
- Perdóname por la desconfianza. ¡Es que te extraño!
+ Está bien. No quise contestarte así. Te amo.
- ¡Yo también!
- ¿Puedo usar tu celular?
+ ¿Para qué?
- Es que me gustan unos jueguitos.
+ ¿Quieres mi celular para jugar?
- Sí.
+ Usa la computadora, hay un montón de juegos ahí.
- No entiendo ese aparato...
+ ¿Y para qué me hiciste que te la comprara el mes pasado?
- No importa. Llévate el celular porque si no, lo voy a usar.
+ Úsalo, no hay nada importante en él.
- ¿Sí?
+ Sí.
- ¿Dónde está?
+ ¿Qué cosa?
- ¡Lo que debería estar en el celular y no está!
+ ¿Qué?
- ¡Nada! ¡Olvídalo!
+ ¿Estás nerviosa?
- No, no estoy.
+ Entonces me voy.
- Lo último…
+ -¿¿¡¡QuééééÉÉÉÉ!!??
- ¡No quiero más el helado!
+ ¿Ah no?
- ¡No!
+ ¡Entonces yo no voy a salir!
- ¿Ah no?
+ ¡No!
- ¿Entonces te quedas conmigo?
+ No, me aburriste. ¡Me voy a dormir!
- ¿Estás nervioso?
+ ¡Sí!
- ¿Y por qué no te vas a dar una vuelta para despejarte?
Por: Y.W.L.. - Santiago - Chile
rec.:27/nov/2006    pub.:27/nov/2006    Enviado:29/may/2016


[338]  17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31  

 


© 1995-2017 EMERgency 24 Inc.

122