Chistes de: Autos

[50]  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13  
Nota: 2.96 / 1749
Un hombre muy atractivo iba caminando en medio de la carretera, cuando se le acerca una rubia y le grita:
¡Súbete!
¿A tu carro?
No, a la banqueta, ¡Idiota!
#15332 
Por: luis miguel de la cruz carrillo. - villahermosa - tabasco - México
rec.:15/sep/2001    pub.:23/nov/2001    Enviado:9/sep/2004


Nota: 3.21 / 940
Era Pepito y le dice a su papá:
Papá, papá, ¿me prestas el carro?
No Pepito, porque vas atropellar a alguien.
Y Pepito seguía:
Papá, ¿me prestas el carro?
Y dijo su papá:
Bueno, pues te lo voy a prestar, y de repente atropella a un viejito, y se va recio en el carro para que no lo descubran, y de repente prende la radio y estaba una canción que decía, por qué se fue, por qué murió, y dice Pepito:
Porque el pendejo se me atravesó.
#62815 
Por: rodrigo vanegas - H.caborca.son - sonora - México
rec.:15/may/2002    pub.:26/may/2002


Nota: 3.44 / 542
Iba un señor en una moto a 80 Km p/h en una carretera desértica. Cuando ve un aviso que decía: Disminuye a 50 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 50 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 30 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 30 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 10 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 10 Km p/h. Más adelante encuentra otro aviso:
Disminuye a 5 Km. Entonces, disminuye la velocidad a 5 Km p/h. Más adelante encuentra un último aviso que dice:
¡Bienvenido a Disminuye!
#659 
Por: Oscar Luz Juan Héctor. - Cali - Valle - Colombia
rec.:18/jul/1998    pub.:1/ene/2000


Nota: 3.02 / 1275
Un conductor de camión que transporta 75 toneladas de nitroglicerina, cuando viaja en lo más alto de un puerto de montaña se da cuenta de que no tiene frenos y empieza a descender cada vez más rápido.
El camión va derrapando como si fuese una moto, esquivando como puede a los que vienen en dirección contraria.
Va rebotando todo el rato, porque el pavimento de la carretera esta lleno de baches, y de vez en cuando choca ligeramente con el muro que hay al lado de la carretera.
El conductor intenta en vano encontrar algún desvío, y al final el camión se sale de la carretera por una curva que cae por un precipicio profundísimo.
El desgraciado conductor intenta quitarse el cinturón de seguridad, pero se ha atascado; mientras el camión va cayendo, se las arregla para cortarlo con una navaja que se le escurre entre los dedos varias veces, porque los tiene llenos de sudor. Intenta abrir la puerta, pero en uno de los choques contra el muro se ha deformado y es imposible moverla, así que agarra el extintor y empieza a golpear el parabrisas; como es de vidrio muy resistente le cuesta mucho, pero al final consigue romperlo y salta.
Sin embargo, se engancha con los pantalones en uno de los hierros; intenta soltarse, pero es imposible, así que se los quita y por fin sale del camión. A pesar de que no ve nada, porque ha perdido sus gafas, consigue agarrarse a una ramita.
En ese momento, el camión explota con tanta violencia que a su alrededor cae una lluvia de fragmentos ardiendo y se produce una avalancha encima suyo.
El hombre aguanta como puede los golpes de las piedras en la cabeza, pero la ramita es demasiado pequeña y se desprende.
El camionero baja rodando por el barranco, golpeándose con todas las piedras, casi pierde el conocimiento, hasta que consigue agarrarse a un cactus y cree estar a salvo; sin embargo, debajo de esa rama hay una colmena.
Nuestro hombre es alérgico al veneno de las abejas, pero como no puede soltarse porque la caída seria mortal, aguanta impasible sus picaduras.
Transcurre un rato que le parece una eternidad hasta que oye unos gritos; le dicen que le han visto y que van a llamar a la policía y a servicios médicos para que le atiendan.
No hay ningún teléfono cerca, así que tienen que ir hasta el pueblo mas cercano, a 20 kilómetros de distancia; un atasco impide que la ayuda llegue pronto, y cuando llega la policía se dan cuenta de que van a necesitar cuerdas para llegar hasta él fondo para rescatarle, y vuelven a por ellas.
El camionero aguanta varias horas bajo el sol ardiente, que le produce quemaduras de tercer grado, pero al final es rescatado.
Entonces uno de sus salvadores le dice:
- Gracias a Dios se ha salvado.
- No, gracias a Dios no, me he salvado gracias a ese cactus, porque las intenciones de Dios estaban bien claras....

Por: Luis - Perú
rec.:3/jul/2003    pub.:9/jul/2003    Enviado:24/ene/2004


[50]  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13  

 


© 1995-2017 EMERgency 24 Inc.

202